Es bien conocido que en la mayoría de los cursos, donde se enseña innovación, se realizan actividades lúdicas, parecidas a juegos infantiles que permiten el famoso “pensar fuera de la caja”.Pero ¿por qué? Porque l@s niñ@s tienen mayor capacidad creativa… o tenían al parecer. ¿Recuerdas tu infancia? Cuando pasabas horas con tus compipas del barrio jugando a la pelota, armando Casas Club o jugando con tierra… bueno, esto ahora parece una extraña realidad.

Hace unas semanas visité a mi familia, estaba uno de mis sobrinos y lo conminé a salir al patio… estaba medio pegado en el play y descubrimos una actividad que nos sirvió bastante; jugar con tierra… armamos una pista de autos que quedó de lujo -sin ánimo de competir-…al menos para nosotros, nos permitió por una parte conectarnos y entretenernos un buen rato, permitió a mi hija comer tierra (estaba feliz) y a mi desconectarme un rato de una semana-mes- bastante tediosa.

Además, me sirvió para comprobar algo… sinceramente no recordaba como hacer una pista y se me ocurrió hacer un túnel, algo que para una persona con bajas capacidades artísticas/manuales como yo, resultó ser un desafío interesante, pero lo logramos. Funcionó y nos imaginamos una serie de mejoras más para implementar.

Lo que quiero rescatar con este sencillo relato, es que tenemos que atrevernos a hacer cosas que parecen ser sin importancia o banales, salir un rato de la monotonía e intentar crear algo simple sin otro fin que entretenerse; por otra parte, ensuciarse las manos, meterlas al barro por lo que nos interesa, nos permitirá entregar más valor… porque nos comprometemos. Porque no tenemos miedo de construir nuevas cosas, con el fin que sea… en mi caso entretenernos y salir un poco de la rutina, buscando nuevos horizontes.

Jugar es primo hermano de la innovación, la innovación es prima hermana de la productividad y así… aunque parezca contraproducente, el ocio nos ayuda a liberar y nos permite mejorar nuestra concentración y productividad

Jugar es primo hermano de la innovación, la innovación es prima hermana de la productividad y así… aunque parezca contraproducente, el ocio nos ayuda a liberar y nos permite mejorar nuestra concentración y productividad, démosle espacio a esos momentos de libertad y ocio que nos permite jugar y divertirnos. Ojo, que también puede ser leer o incluso descansar, ser emprendedor no significa no dormir o estar siempre hasta las masas de trabajo, y si es así, creo que debes revisar como lo estás haciendo… para eso puedes contar con nosotros, te queremos apoyar y queremos que encuentres tu propio camino al éxito.

Un abrazo y dense un tiempo para ser niñ@s nuevamente.

 

Pablo Lobo Jaime